Syrah

Syrah

Con la Syrah, se elabora vinos amables, sabrosos, de aromas profundos y alta carga tánica.

La variedad Syrah es de origen impreciso. Por su similitud con el nombre Shiraz, ciudad Persa, se le atribuía esta cuna oriental, y a los fenicios la introducción de la variedad en la península. También se barajaba un origen en la localidad de Siracusa, isla de Sicilia. Recientes estudios genéticos apuntan su origen en el valle del Ródano, Francia, donde tiene un cultivo muy implantado y una generalizada elaboración de vino monovarietal, en particular los de Hermitage.

La Syrah es una variedad de rendimiento medio-bajo, que requiere horas de insolación y temperaturas altas. Por lo general es resistente a las enfermedades propias de la vid. La syrah es una variedad de fácil viticultura. La cepa presenta un porte erguido y plástica. Los racimo son de medio tamaño, de forma cónica alargada a tendencia cilíndrica y apiñada. Las bayas son de color negro-azuladas y de forma elipsoidal.

El vino con la uva Syrah es amable y sabroso de aroma profundo a frutas silvestres y a violeta en su juventud para evolucionar a notas herbáceas y de pimienta después de una larga crianza. Color vivo a violeta intenso. Alta carga tánica. En boca el vino tinto de Syrah es robusto y estructurado. Es un vino ideal para compartirlos con platos contundentes.

Elementos 1 a 30 de un total de 197

por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5

Elementos 1 a 30 de un total de 197

por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5