Ribeiro

Ribeiro

Los vinos de la DO Ribeiro de Orense estan elaborados con viñedos antiguos de variedades autóctonas.

Denominación de origen aprobada en el año 1957. Está situada en los valles de las cuencas fluviales de los ríos Miño, Arnoia, Avia y Barbantiño. La Denominación de Origen Ribeiro comprende trece municipios al noroeste de la provincia de Ourense, en Galicia.

En esta región los romanos introdujeron la viticultura, pero no fue hasta entrada la Edad Media cuando la actividad vitivinícola obtuvo el apogeo por sus “tostados o vinos dulces”, reconocimiento que bien llegó hasta el s. XVIII. Este tipo de vino dulce conocido como Ribadavia, , se exportó de la mano del peregrino que lo bebía camino a Santiago de Compostela. Este vino elaborado con uvas secadas al sol es muy anterior a los vinos dulces de Andalucía o Islas Canarias.

Los viñedos, en altitudes comprendidas entre los 75m a 400m sobre el nivel mar, se extienden por terrazas aluviales que salvan así las pronunciadas pendientes de valles y laderas. Los suelos de origen granítico con presencia de piedras y grava son aluviales. Son suelos con profundidades inferiores al metro y de textura franco-arenosa en proporciones distintas. Tienen un contenido en materia orgánica no superior al 4% y de tendencia ácida.

El clima de la región se puede definir como un atlántico-mediterráneo. La denominación está protegida de las borrascas subatlánticas debido a su situación meridional ya la protección orográfica. En esta región prevalece la humedad y la temperatura media anual es de 14.5ºC. La pluviometría, de 950mm, atraviesa por un periodo de tres mese de tregua durante los cuales el régimen de precipitaciones disminuye dos veces a la temperatura media mensual correspondiente. El total anual de insolación sobrepasa las 1.900 horas.

Las bodegas de la DO Ribeiro son unas de las más antiguas de Galicia. Actualmente la denominación cuenta con un total de 31 bodegas.

Los vinos de Ribeiro blancos jóvenes son elaborados con variedades autóctonas que les imprimen personalidad y carácter propios.

Los vinos blancos de Ribeiro representan el 85% de la producción de la denominación. Son vinos limpios y transparentes, de distintas tonalidades amarillas con reflejos verdosos. En nariz son elegantes y delicados, dando aromas frutales y florales, balsámicos y especiados. En boca es equilibrado, fresco, sabroso y afrutado, elegante. Marida con marisco y pescado, quesos suaves y en general con platos de sabores delicados.

La producción de tintos de Ribeiro es muy inferior a la del blanco, representa algo menos del 15% del total. Son poco conocidos y prácticamente se elaboran para el consumo local, aunque son vinos peculiares, con personalidad propia y de gran calidad.  Maridan con todo tipo de carnes, quesos, embutidos, ahumados y en general con todo tipo de plato elaborado y contundente.

Una producción muy pequeña es el vino Tostado de Ribeiro. Es un vino dulce elaborado con el mosto de uvas pasificadas a cubierto. Es de apariencia brillante, de distintas tonalidades ambarinas, de suaves dorados hasta oscuros tostados. En nariz es intenso, complejo y peculiar, de aromas a frutas maduras, confituras, miel, flores, frutos secos. En boca es equilibrado, amplio y sabroso. Es aterciopelado, untuoso, graso. Con efectos aromáticos retronasales. Resulta profundo y largo.  Marida muy bien con toda clase de postres dulces, frutos secos, quesos, foie y con todo tipo de platos que acepten un vino dulce fresco.

Las variedades de uva aceptadas son:

Variedad de uva tinta: Sousón, Brancellao, Caiño, Ferrón, Mencía, Garnacha Tintorera y Tempranillo.

Variedades de uva blanca: Treixadura, Torrontés, Godello, Loureira, Albariño, Lado, Palomino, Albilla y Macabeo.





9 artículo(s)

9 artículo(s)